¿Qué herramientas tengo para que mi empresa al borde de la quiebra vuelva a ser viable?

0
49

Este mes de septiembre será crucial para muchas empresas que han conseguido seguir adelante gracias a los Expedientes Temporales de Regulación de Empleo  o la excepción del pago de la cuota que se permitía por el cese de la actividad.

La incertidumbre sobre estas medidas, sumado al impacto que ha tenido la pandemia en la mayoría de los sectores, genera un aumento en la previsión de solicitudes durante los últimos meses del año y principios de 2021, según han afirmado desde la Asociación Profesional de Administradores Concursales (ASPAC) 

El concurso de acreedores es un procedimiento al que acuden las empresas que se encuentren bajo un supuesto de quiebra o de suspensión de pago. En el caso de que la compañía tenga pagos pendientes, tanto el deudor como cualquiera de los acreedores deberá presentar una solicitud para poder llevar a cabo el concurso. En el caso de que el deudor no pueda efectuar los pagos podrá iniciar un concurso de acreedores voluntario.

Para poder solicitarlo, el deudor debe presentar una memoria de la historia económica y jurídica de su actividad de los últimos tres años, así como los establecimientos y oficinas a su nombre y las causas de su estado de insolvencia. Además, deberá señalar la identidad de los socios administradores y del auditor, así como un inventario de bienes, la lista de acreedores y la plantilla de trabajadores.

El objetivo de este procedimiento es poder ejecutar los pagos al mayor número de acreedores y hacer que el negocio vuelva a ser viable. Sin embargo, tan solo un 5% de los negocios que declaran su insolvencia consigue mantener a flote su negocio tras recurrir al concurso de acreedores, según ha señalado el presidente de ASPAC.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here