Ley de Segunda Oportunidad.

0
47

Cuando una empresa o autónomo se encuentra en una situación de impago a sus acreedores y no se ha llegado a un acuerdo extrajudicial para el pago de las deudas, se procede a solicitar la vía judicial que podría llevar a una exoneración de la deuda. Esta Ley de la Segunda Oportunidad permite al empresario volver a empezar desde cero si se encuentra en una situación financiera insostenible.

El primer paso de esta Ley de la Segunda Oportunidad consiste en la recopilación de información de tal forma que se pueda plantear un acuerdo de pagos a los acreedores, partiendo de reducciones en la devolución de las deudas a los acreedores y dando un plazo de hasta diez años para abonar estas cuotas.En caso de que no se logre alcanzar un acuerdo- que debe ser aprobado por el 70% de los acreedores– se puede solicitar la vía judicial.  De esta forma, el juez, podría llegar a exonerar al deudor tras la liquidación de sus activos, siempre y cuando este haya actuado de buena fe.

Para acreditar la buena fe, el deudor debe constatar que el concurso debe haber sido calificado como fortuito, no puede haber sido condenado por delitos contra el patrimonio, el orden socioeconómico, falsedad documental, contra la Hacienda Pública y la Seguridad Social o contra los derechos de los trabajadores en los 10 años anteriores a la declaración del concurso y  debe acreditar que se ha intentado un acuerdo extrajudicial. La exoneración de la deuda a los acreedores no contempla los pagos a las administraciones públicas, que en todos los casos deberán ser abonados según recoge el nuevo texto refundido de la Ley Concursal.Desde la ASPAC han señalado que el numero de consultas para acogerse a esta norma se han multiplicado en un 200% debido al impacto que ha tenido el Estado de Alarma y las diferentes medidas restrictivas que podrían llevar a muchos empresarios y autónomos a echar el cierre definitivo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here