La moratoria aprobada por el Gobierno incentivaría la permanencia en el mercado de las empresas zombis.

0
229

La nueva moratoria del concurso de acreedores “pone en jaque” a los autónomos y empresarios, ya que tendrían que evaluar la viabilidad de sus negocios para evitar convertirse en estas empresas zombi.De acuerdo con la ley Concursal, hay dos maneras de actuar: la ordinaria y la exprés. Profesionales abogads señalan que la vía ordinaria es la “solución más factible” para que la empresa pueda seguir funcionando, pese a las deudas. En esta circunstancia, la compañía tendrá un margen de tiempo para proceder a su cierre definitivo. Este proceso suele durar varios años.

Por otro lado, en el concurso exprés, el empresario puede liquidar sus deudas y proceder al cierre del negocio de manera inmediata. El cierre se llevaría a cabo en dos meses desde que se formalice la solicitud. A día de hoy ésta es una de las modalidades más demandadas por autónomos y empresarios, asegura que esta elección resulta mucho más económica que la vía ordinaria. El concurso exprés es una elección a la que se están acogiendo muchos autónomos, y pequeños empresarios, que no cuentan con local propio, ni maquinaria u otro tipo de recursos, en propiedad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here