El hecho de que gran parte de los puestos permitan esta opción no soluciona el desajuste productivo provocado por la crisis

El teletrabajo ha sido una de las fórmulas que más han facilitado la continuidad de la actividad laboral durante la pandemia. Sin embargo, esta no es una medida que pueda solventar los problemas productivos de las compañías. En este sentido, los empleados no pueden oponerse a un ERTE porque la empresa no les haya facilitado esta modalidad de trabajo. Así lo ratificó en una reciente sentencia la Audiencia Nacional, en la que avala el expediente de regulación de empleo solicitado por Idiada Automotive Technology, una empresa de homologación y pruebas de vehículos, para el conjunto de su plantilla (unos dos mil empleados).

El fallo (cuyo texto puede consultar aquí) declara que la decisión empresarial está justificada y es proporcional, rechazando así la demanda presentada por la representación sindical de los trabajadores. En ella se denunciaba a la compañía por actuar con mala fe en el proceso negociador al tiempo que se solicitaba la nulidad o improcedencia del ERTE, en su opinión, excesivo. En este sentido, se reprochaba a la patronal no haber implementado medidas de flexibilización para favorecer el teletrabajo de gran parte de la plantilla. En concreto, no haber puestos los medios adecuados ni haber especificado los puestos que permiten esta opción, que deberían quedar desafectados del expediente.

Retrasos, pagos indebidos y líneas colapsadas: así es el caos de los ERTE

Casi cuatro millones de personas en España han llegado a estar en nómina del Estado en los meses más duros del confinamiento por aplicación de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE), que han conseguido ….Leer más

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here