La sentencia razona la cantidad fijada por la ley para el cese improcedente no era lo suficientemente “disuasoria”

El Juzgado número 26 de Barcelona ha dictado una novedosa sentencia por la que eleva de 4.219  a 60.000 euros la indemnización que una empresa deberá pagar a un empleado por su despido improcedente, producido durante el estado de alarma. Según el juez, la cuantía inicial, fruto de la aplicación de las reglas de cálculo contenidas en la ley, no resulta lo suficientemente “disuasoria” para penalizar la actitud de la compañía, ni compensaba de forma adecuada al trabajador por la pérdida de su ocupación.

El demandante, un trabajador argentino, había migrado a España desde su país en octubre de 2019 con razón de su contratación por la organización, una multinacional dedicada al arrendamiento de oficinas. Sin embargo, en abril de este año, en plena crisis del Covid, la dirección le comunicó su despido sin argumentar más motivo que “un plan de reorganización interna para la mejora de la eficiencia” del departamento del que formaba parte.

El empleado, que ha contado con el asesoramiento del gabinete jurídico de CC.OO., reclamó la nulidad del cese que establece que el impacto de la crisis del Covid no puede entenderse “como justificativa de la extinción del contrato de trabajo ni del despido”. El juez, en cambio, aunque comparte que se trata de un despido sin causa porque la compañía no había detallado las razones del mismo, subraya que no cabe tal calificación porque los supuestos de nulidad están tasadas en la ley. El cese es, por tanto, improcedente. 

Los afectados por ERTE desde marzo verán su paga reducida a la mitad a partir de septiembre

Aquellos trabajadores que lleven desde el mes de marzo, y de manera ininterrumpida, en ERTE verán reducido …Leer más

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here