Sacrificio y trabajo. Son unos de los principales generadores de actividad y empleo de España pero carecen de todo apoyo. Montar un negocio es una actividad de riesgo repleta de preocupaciones

Miles de autónomos tratan de sobrevivir en medio de una crisis que ha recortado de forma sustancial sus ingresos, cuando no los ha llevado al cero absoluto mientras que gastos -local, agua, luz, cotización…- e impuestos se mantienen y las ayudas son escasas . Así que se sienten abandonados a su suerte pese al papel crucial que juegan para la economía y el empleo.

«Nadie se acuerda de los autónomos. Se da por hecho que si no les va bien con una cosa se dedican a otra. Como indica la propia palabra de autónomo es ‘búscate la vida’», Quien se expresa con estas palabras es Santiago López, un autónomo con más de 30 años de historia que ha sobrevivido ya a varias crisis y que, a diferencia de muchos emprendedores hoy, es un afortunado ya que su negocio ha crecido con la Covid.

Santiago tiene un negocio de fabricación de purificadores de aire y agua (Inter-Ozono) que desde que se desató la pandemia no ha dejado de trabajar. De hecho, en esos meses ha generado varios puestos de trabajo y su empresa ha crecido. A las desinfecciones que realizaban antes de la pandemia en el sector profesional (cocinas, industria alimentaria, agua de riego…) se une ahora la demanda particular, de personas que quieren desinfectar sus viviendas así como organismos públicos. «No paramos. Hemos hecho desinfección en la Agencia Tributaria, en los Bomberos, en colegios, centros de salud y en casas particulares, que nos llaman mucho», indica Santiago, que es una de las pocas empresas en Canarias que cuenta con registro sanitario para este trabajo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here