El ecommerce representa el 6% del PIB de Canarias y la previsión es que siga creciendo pese a las dificultades que hay aún en las islas

El año de la covid, el ejercicio 2020, ha sido el año del comercio electrónico. El confinamiento, las restricciones de aforo en tiendas y centros comerciales, los cierres y el temor al contagio han disparado las ventas online en todos los segmentos, tanto la alimentación como el retail. En el sector de la moda, por ejemplo, el ‘ecommerce’ del textil ha registrado en ocho meses un desarrollo que, antes de la covid, estaba previsto en un período de seis años. Y Canarias no ha quedado al margen de los fuertes crecimiento, sobre todo a nivel interno, es decir, las compras realizadas por consumidores a empresas ubicadas en Canarias: supermercados, restaurantes, tiendas de ropa y calzado…

También han crecido las compras a plataformas o empresas ubicadas fuera del archipiélago, si bien, en este caso los repuntes han sido inferiores a los que se registran a nivel nacional por los tradicionales problemas del comercio electrónico de Canarias y que pasan con las trabas aduaneras y los recargos que aplican algunos transportistas aún cuando el valor del pedido es inferior a 150 euros. El ‘no se vende a Canarias’ por el que optan muchas empresas por lo anteriormente expuesto y que implica devolución de productos con sobrecoste para la empresa contiene el crecimiento de las transacciones transfronterizas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here