Las entidades elevan al 0,33% el tipo, solo superado en Alemania

Las empresas cada vez tienen que pagar más a los bancos por guardar su dinero. Las entidades, poco a poco, intentan compensar la situación de tipos en negativo y la crisis de la pandemia con tasas más altas a las imposiciones a plazo que realizan las compañías. En octubre subió hasta el 0,33%, frente al 0,25% del mes anterior, y ya es la segunda tarifa más cara de toda la zona euro.

Según los datos recopilados por el BCE, solo el sector en Alemania exige a las sociedades no financieras un interés más alto que en España, al situarse en el 0,36% en los depósitos con vencimiento de hasta un año, que es el más habitual. En Holanda el porcentaje es similar al de nuestro país.

Esta situación contrasta con buena parte del Viejo Continente, donde aún los bancos pagan aún por recoger los sobrantes de liquidez del tejido empresarial. Destaca, entre los grandes sistemas europeos, el 0,54% que abonan las entidades italianas por este producto.

En España desde principios de 2019 las empresas, de forma general, tienen que pagar por los excesos de tesorería que depositan en la banca. El sector financiero comenzó a extender esta práctica que impuso a las aseguradoras y a las grandes compañías en 2016, cuando el euribor se colocó en terreno negativo.

Desde entonces ha ido variando mes a mes el tipo de interés que reclama, pero en todo momento había estado por debajo del 0,20%. Un porcentaje se últimamente ha ido creciendo y que, previsiblemente, continuará al alza, debido a las expectativas a que las tasas oficiales se mantendrán bajo cero hasta, al menos, 2031.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here