Una nueva sentencia ratifica el reparto previo de los desembolsos derivados de una cláusula abusiva, de manera que el cliente también recuperará los importes de registro y gestoría, y la mitad de lo abonado al notario

El Tribunal Supremo da por zanjada la cuestión de los gastos hipotecarios, en casos en que fue el cliente bancario el que los pagó todos como consecuencia de una cláusula abusiva, con una sentencia difundida este jueves. La Sala de lo Civil ha resuelto que, en ese caso, el banco debe devolver también el 100% de los gastos de la tasación del inmueble. Anteriores fallos ya señalaron que lo mismo sucede con el registro y la gestoría, mientras que los importes satisfechos ante el notario deben dividirse al 50%. Solo el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (IAJD), precisamente el que levantó mayor revuelo en el alto tribunal a raíz de una sentencia de 2018, queda completamente a cargo del cliente.

El asunto resuelto ahora se refiere a una hipoteca de la entidad Liberbank firmada en 2014. El cliente denunció posteriormente que el préstamo contenía una cláusula abusiva, por señalar que todos los gastos de formalización corrían de su cuenta, y un tribunal de primera instancia de Cáceres le dio la razón en 2017. El fallo fue ratificado en enero de 2018 por la Audiencia Provincial de Cáceres, pero una nueva apelación del banco lo llevó hasta el Supremo.

Puesto que en las instancias previas se hacía recaer sobre el banco todos los gastos, que ascendían a 3.594 euros más intereses, el Tribunal Supremo estima ahora parcialmente la pretensión de Liberbank conforme a la doctrina que se asentó entre finales de 2018 y principios de 2019. Esta es que el IAJD (1.953,6 euros, en este caso concreto) siga corriendo a cuenta del cliente y que el banco le reintegre la mitad de los gastos de notaría (304,6 euros) y el 100% de los gastos de registro (226,56 euros), gestoría (508,2 euros) y tasación (296,53 euros).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here