A pesar de los estragos causados por la pandemia, acceder a una vivienda en propiedad no es mucho más complicado que antes del estallido del coronavirus

Apesar de los estragos causados por la pandemia, acceder a una vivienda en propiedad no es mucho más complicado que antes del estallido del coronavirus en España, el pasado mes de marzo. La intensa caída que ha experimentado el euríbor, especialmente desde el verano, unido a la caída de los precios de la vivienda de segunda mano han permitido que algunos de los indicadores que miden el acceso a una vivienda en propiedad no se hayan deteriorado significativamente en los últimos diez meses.

Según revela Sociedad de Tasación en su último informe de Tendencias del Sector Inmobiliario, el índice de esfuerzo inmobiliario, que mide el número de años de sueldo íntegro que un ciudadano medio necesita destinar para la compra de una vivienda de tipo medio, se ha situado en 7,5 años al cierre del cuarto trimestre de 2020, apenas una décima más que el trimestre anterior.

Este indicador, que se sitúa al cierre de 2020 al mismo nivel que en el tercer trimestre de 2018, se calcula a nivel de comunidad autónoma a partir del cociente entre el valor de cinco mercados de la vivienda y los ingresos medios brutos anuales que publica el INE en su encuesta anual de estructura salarial. De nuevo, Baleares es la comunidad autónoma donde más años se necesitan para acceder a una vivienda (16,5), dos décimas más que hace un año. En el lado opuesto se sitúa de nuevo La Rioja, donde el acceso a la vivienda requiere de 4,5 años de sueldo íntegro, cuatro décimas menos que hace un año.

Asimismo, Sociedad de Tasación ha constatado una ligera mejora de la capacidad de endeudamiento para comprar una vivienda durante los últimos meses gracias a la caída del euríbor, pero también al descenso en el precio de la vivienda de segunda mano. A través de su índice de accesibilidad, la tasadora analiza desde hace años la posibilidad de adquisición de una vivienda de características estándar a partir de la capacidad de endeudamiento de la renta media de los ciudadanos empleados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here