Mañana arranca la negociación con discrepancias dentro del propio Gobierno y también entre sindicatos y patronal, que rechaza otro aumento

El ministro de Transportes, José Luis Ábalos, puntualizó este lunes que su posición sobre la posible subida del salario mínimo interprofesional (SMI) en 2021 siempre ha sido la de que esta cuestión se negocie en el ámbito del diálogo social, en el que ya ha habido «resultados muy positivos». «Esta cuestión debe replantearse en ese marco», afirmó. Se convirtió así en el representante de la parte del PSOE del Ejecutivo de coalición sobre la posición del mismo de cara a cerrar el año con un nuevo acuerdo -sería el séptimo- con los agentes sociales respecto al SMI. Una negociación que arranca formalmente este martes.

El Gobierno confía en terminar el año como empezó la legislatura, puesto que el primer acuerdo del Gobierno de coalición fue elevar el SMI un 5% hasta los actuales 950 euros al mes. Pero ahora se antoja más complicado por el actual escenario de pandemia y a la vista de las posiciones tan diferentes que mantienen unos y otros. Y no se trata en este caso de divergencias entre sindicatos y patronal -que las hay-, sino en el seno del propio Ejecutivo. Así, los miembros de Unidas Podemos, con Yolanda Díaz a la cabeza, se han manifestado partidarios de un nuevo incremento, mientras que el ala socialista rechaza un aumento, como así lo han dejado caer Nadia Calviño y José Luis Escrivá.

Por su parte, Díaz repitió de nuevo que «no se acertaría» con una congelación, ya que supondría un ensanchamiento de la brecha de desigualdad. Defendió que hay que subirlo en 2021 porque si no «sería una anomalía» que aleja a España del resto de países europeos, ya que Portugal, Francia, Alemania y quince países más» lo están haciendo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here