Creará un fondo tripartito para poner en marcha dos nuevos “mecanismos de ajuste” que ayuden a proteger el empleo ante crisis puntuales o procesos más estructurales

El Gobierno usará fondos europeos para financiar un fondo tripartito -con aportaciones de Estado, empresas y trabajadores- que permita poner en marcha este mismo año dos nuevos “mecanismos de ajuste” que ayuden a proteger el empleo ante crisis puntuales o procesos más estructurales.

Así consta en el componente 23 del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, donde se indica que, tras el papel jugado por los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) en esta crisis del Covid-19,y sin perjuicio de seguir manteniendo y adaptando estos expedientes extraordinarios, “se eleva rá al diálogo social una tercera reforma para incorporar al Estatuto de los Trabajadores dos nuevos mecanismos de ajuste”.

El objetivo, según consta en la ficha, es que la reforma para contar con estos nuevos ERTE permanentes esté cerrada este año ya que “no se prevén impedimentos que dificulten la aprobación y la implementación”.

Por un lado, en el documento se defiende “un sistema de estabilización económica que proporcione flexibilidad interna a las empresas y estabilidad en el empleo ante caídas transitorias o cíclicas en la actividad de la empresa, con un foco especial en la formación de los trabajadores”.

El Gobierno apunta que se usaría la “reducción de jornada o suspensión del contrato por crisis de empresa” mientras se refuerza la inversión en formación de los trabajadores.

El objetivo, añaden, es “minimizar el recurso al despido, salvaguardando el vínculo contractual del trabajador con la empresa y facilitando la reactivación del trabajador cuando termine el shock”.

Junto a este modelo de ERTE para crisis puntuales, se plantea otro tipo, denominado “sistema de apoyo a la recualificación”, para trabajadores en empresas y sectores en transición, es decir para hacer frente a “posibles ajustes permanentes de plantillas ante innovaciones derivadas de los cambios tecnológicos o de la demanda”.

El documento también recoge el modelo de financiación para estos ERTE, que será vía un fondo tripartito, “cuyo funcionamiento será acordado mediante el diálogo social”.

En el primer caso, los ERTE para esas caídas transitorias o cíclicas en la actividad de la empresa, el mecanismo tripartito se nutrirá, entre otras posibles contribuciones, del exceso de cotizaciones sociales que realizan las empresas y las personas trabajadoras y de la aportación del Estado al presupuesto del SEPE.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here