Muy raramente se ven los compañeros de viaje que van en la demanda presentada contra el Gobierno de Boris Johnson por los empresarios del sector turístico británico. Está Ryanair, que siempre es la primera en todos los follones, pero está British Airways, que es una compañía que estas cosas las cuida mucho y aún más llamativo, está la Tui, que es el primer mayorista británico y que siempre actúa con absoluta prudencia.

Pero la gota que agotó la paciencia de las empresas turísticas fue que este año, de nuevo, se rectificara una decisión como la de conceder la calificación de ‘verde’ a Portugal. Los empresarios consideran que esto fue “inexplicable”, además del rechazo para abrir los viajes a las islas griegas y Baleares, donde los datos de contagios eran muy bajos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here