El confinamiento y las posteriores medidas restrictivas hicieron caer un 15,6% el sector servicios, situándolo en niveles de hace 20 años

Si hay un sector económico que ha sufrido las consecuencias del coronavirus es el de los servicios. En el comienzo de la pandemia debido al confinamiento general de la población y con la posterior desescalada, por las sucesivas medidas restrictivas de las comunidades autónomas, que se han centrado más en este sector -más proclive al contacto interpersonal- que en otros. Así, en 2020 el sector servicios registró un desplome medio de su facturación del 15,6%, su mayor caída de la serie histórica que comenzó en el año 2000, según los datos publicados este lunes por el INE.

Se rompen así seis años de crecimientos consecutivos del sector. Y aunque todos los subsectores que componen los servicios han retrocedido durante 2020, hay algunos mucho más afectados que otros. Es el caso de la hostelería, que redujo su facturación a la mitad debido a la pandemia (-50,1%), lo que llevó al mayor recorte de plantilla del sector, con un 13,3% menos de empleados que en 2019 -sin contar los ERTE-.

Las ramas ligadas al turismo son, por tanto, las más afectadas en su nivel de ventas. Los mayores retrocesos de facturación se registraron en las agencias de viaje (-75%), servicios de alojamiento (-68%), transporte aéreo (-60%) y transporte en taxi (-54%). Destacan tres actividades que vendieron más en 2020 que en 2019: el comercio mayorista de equipos TIC, el comercio al por mayor de materias primas agrarias y las actividades de seguridad e investigación.

A nivel autonómico, todas las comunidades redujeron la cifra de negocios del sector servicios, pero destacan el desplome experimentado en Baleares (-38%) y Canarias (-30%) por la dependencia de las islas al turismo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here