Casi 1.500 empleados públicos de la AGE están en cuarentena por contagio o contacto con un positivo

Cuando ya ha pasado un año de la pandemia, el teletrabajo ya no es la modalidad prioritaria en la Administración General del Estado (AGE). Así, apenas uno de cada cuatro empleados públicos continúan trabajando en remoto desde los meses del verano pasado, mientras que las tres cuartas partes restantes trabajan en modalidad presencial, según los datos difundidos hoy por el Ministerio de Función pública.

Más concretamente, de los 178.128 funcionarios con que cuenta en la actualidad la AGE, actualmente 127.691 (71,68%) trabajan ya en la modalidad ordinaria presencial y 46.760 (26,25%) desde sus domicilios.

En abril de 2020, primer mes completo en el primer estado de alarma, el personal que teletrabajaba en la Administración superaba al personal en modalidad presencial: 108.691 frente a 47.816, respectivamente. Al finalizar el primer estado de alarma, la situación cambió y la modalidad de trabajo presencial fue imponiéndose a partir de junio de 2020.

Por otra parte, hay casi 1.500 efectivos, 1.459, lo que representa un 0,82%, que están en situación de aislamiento domiciliario por contagio de la covid-19 o por encontrarse en periodo de cuarentena al haber mantenido contacto con alguna persona afectada. Se trata prácticamente de una cuarta parte de la cifra que se llegó a alcanzar hace un año, cuando el personal aislado superó los de 6.200 efectivos.

Regulación del teletrabajo

Precisamente la semana pasada el Ministerio alcanzó un acuerdo con los sindicatos para que los empleados públicos de la Administración General del Estado puedan teletrabajar de manera voluntaria tres días a la semana.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here